Skip to main content

Esta es la pregunta que me hizo Manme Guerra, periodista de Cinco Días, quien estaba preparando un reportaje sobre la salida de Boris Johnson en “diferido” y las implicaciones para las empresas. ¿Qué pasa cuando el jefe se marcha, pero se queda un tiempo? Lo que podríamos llamar una salida en “diferido.”

Los datos muestran que el 25% de los CEO dimite en los primeros tres años. Especialmente, los directivos que llegan de fuera de la compañía porque hay una cultura ya establecida a la que a veces no se adaptan o puede ser que no cumplan las expectativas que habían creado.

La marcha del jefe no siempre se hace efectiva de forma inmediata. 

Esto crea un periodo de transición que puede ser incómodo para el directivo o directiva y los empleados, pero también puede ser una oportunidad para dejar la empresa en buenos términos.

¿Cómo gestionar este periodo de transición?

  • Cambiar con Moderación: Lo necesario es buscar el equilibrio entre una sensación de continuidad y otra de regeneración. Con la salida del CEO se desmonta un modelo de gestión.  
  1. La continuidad es importante para que no se extienda entre los empleados la incertidumbre y la ansiedad por lo que les ocurrirá en un futuro próximo. ¿Qué va a pasar con mi trabajo? Recordad que las personas están por encima de las personas y de los personalismos. Las compañías tienen una visión, una estrategia y unos objetivos. Para ser un buen líder, aunque te vayas, tienes que enfatizar y recordar que eso es lo importante.
  2. La regeneración es también importante. Si el líder se marcha es que no se ha hecho todo bien, por lo que esta es una oportunidad de introducir cambios. Pero estos cambios no deben ser drásticos, sino progresivos.
  • Reparar Relaciones: Es también el momento de coser heridas. Ser humilde y reconocer errores. Tener una actitud de aprendizaje para no volver a cometer los mismos fallos. Aunque el adiós puede ser difícil, es importante dejar la empresa o la organización en buenos términos. No dejes que una mala actitud pueda empañar tu futuro profesional.
  • Pensar en tu Legado: A la hora de irse, el mánager debe pensar en cómo quiere ser recordado. No sólo el mánager, cualquier empleado que deje su empleo tiene que pensar en su legado – qué es lo que quieres que la gente diga de ti. Acepta que el empleo en esta empresa llega a su fin, pero tu reputación te sigue en el futuro. La primera pregunta en tu nueva entrevista de trabajo será: ¿Por qué dejaste tu anterior empleo? El mundo de los altos directivos es relativamente pequeño. 

En las organizaciones, rápidamente se constituye un status quo – una cultura con valores y normas dónde la gente sabe cómo funcionan las cosas. Tenemos un mapa mental de la empresa. Sin embargo, durante la transición a un nuevo CEO, esta certeza cultural se tambalea. Se crea un caos normativo. Sabemos por estudios sobre el procesamiento social de la información, que cuando las personas están en situaciones de incertidumbre, buscan rápidamente reducir la ambigüedad hablando con otras personas.  El papel de los directivos es canalizar esta energía y comunicación para asegurar que la empresa va en la dirección adecuada para todos. 

Margarita MAyo

Author Margarita MAyo

More posts by Margarita MAyo