Skip to main content

El papel del líder como coach es la clave del éxito para las empresas que se enfrentan a una crisis sin precedentes donde todos los empleados tienen que seguir aprendiendo.

Basado en la filosofía humanista del management, el coaching se centra en el aprendizaje continuo. Tuve la oportunidad de aprender y experimentar las mejores lecciones de coaching en acción en las clases magistrales de Chris Argyris en la Universidad de Harvard. Y desde que comencé enseñando coaching en la Universidad de Western Ontario en Canadá, hace más de 20 años, he observado de primera mano el creciente interés de las empresas en formar a sus directivos en habilidades de coaching. 

Como profesora de liderazgo en el IE, en todos mis cursos incluyo sesiones de peer coaching. La semana pasada, por ejemplo, tuve una sesión de peer coaching con un grupo de más de 50 ejecutivos internacionales. Una de las alumnas directivas tenía este objetivo concreto: – mejorar su forma de resolver conflictos. Su meta era mejorar su comunicación asertiva y así dejar de evitar la confrontación y guardar los problemas debajo de la alfombra que al final multiplica la intensidad del conflicto. Durante la conversación de coaching con sus compañeros de máster, recibió un feedback muy valioso para poner en marcha un plan de acción -expresar sus opiniones y poner límites.

Estas son algunas cuestiones que preocupan a los directivos: ¿qué es realmente el coaching? ¿por qué es importante para mí como jefe? ¿Cuándo tengo que hacer coaching? Y ¿Cómo puedo aprender a ser un buen coach?

¿Qué es el coaching?

El coaching es una práctica para el desarrollo personal y profesional de una persona. El coaching es un método o un conjunto de actividades – basadas en las teorías del Aprendizaje y Desarrollo Humano y los estudios científicos en psicología cognitiva y del desarrollo sobre el cambio personal.

Coaching no es solamente el trabajo de un consultor externo que se contrata para desarrollar el potencial de un determinado directivo. El coaching es algo más amplio

Podríamos decir que cualquier jefe debería actuar como un coach para todos los miembros de su equipo en cualquier momento clave para su desarrollo.

¿Por qué el coaching es más importante ahora? 

En el pasado, el éxito de una empresa dependía de replicar lo que hacía bien. Pero este no es el caso ahora. Las empresas tienen que enfrentarse a cambios muy rápidos e inesperados. La clave del éxito no está en mejorar lo que venimos haciendo, sino en la capacidad de aprender e innovar de forma continua.

Si quieres que tu empresa tenga capacidad de aprendizaje, deberías incorporar el coaching en tu repertorio de habilidades directivas. La práctica del coaching te ayudará a tener éxito de forma sostenible en estos tiempos de cambio. El papel del jefe ya no se limita a dar instrucciones; sino a facilitar el aprendizaje apoyando y creando un ambiente psicológicamente seguro. Por esta razón, el coaching es una competencia esencial para el directivo de hoy. 

El objetivo del coaching es ayudar a desarrollar el talento y el potencial de cada persona en tu equipo. Es ayudar a cada persona a desplegar su máximo potencial. Una conversación de coaching es efectiva cuando puedes observar un cambio o una transformación en la persona, en su forma de pensar, sentir y actuar. 

¿Cuándo tengo que hacer coaching?

El coaching no es una actividad que vas a realizar una vez al año, por ejemplo, durante la evaluación del rendimiento anual. El coaching es una actividad casi diaria porque se convierte en tu nuevo estilo de liderar a tu equipo. Esto requiere un cambio de actitud como jefe. Crees firmemente que la gente puede aprender. Esto significa que ves los errores de tu equipo no cómo fallos que hay penalizar, sino como oportunidades de desarrollo en las que podéis trabajar juntos.

¿Cómo ser un buen líder coach?

Hay muchos modelos de coaching. El modelo GROW es el más conocido porque es fácil de implementar y funciona como una guía:

  • Goal: identifica la meta – ¿qué es lo más importante que está persona puede mejorar o conseguir? 
  • Realidad: ¿Cuál es su situación actual? Este es el momento de ofrecer el feedback constructivo con datos y ejemplos. 
  • Opciones: Explorar nuevas alternativas – muchas veces las personas no ven salida o limitan sus acciones a una única opción. Tu papel como coach es abrir los ojos a nuevas oportunidades.
  • Will: cimentar el compromiso con las acciones propuestas. El coach revisa que el plan de acción es realista – bajar las expectativas hasta que puedan ser realizadas. Es mejor empezar pequeño, pero empezar – partido a partido.

Recuerda que un directivo es un buen líder cuando se preocupa por desarrollar y desplegar el talento de cada uno de los miembros de su equipo. Para ello comienza a pensar en “conversaciones de coaching” con los miembros de tu equipo donde la clave no es tener todas las respuestas, sino hacer las preguntas adecuadas y escuchar de forma activa.

Si tu también quieres ser un buen líder, esto te interesa.

Margarita MAyo

Author Margarita MAyo

More posts by Margarita MAyo