Habit

Atrévete a Soñar: Pasos Hacia el Éxito

By 17 December, 2014 No Comments

La idea fundamental del libro de Anxo Pérez, Los 88 Peldaños del Éxito, me ha recordado la teoría de dirección por objetivos con una dosis de modernidad sobre el valor de la imaginación, la magia de la acción y la travesía por la adversidad. Los sueños después de todo son una visión de lo que quieres llegar a ser y de los miedos que se interponen en el camino.

Imaginación. En su libro, Anxo enfatiza la importancia de la imaginación para llegar al éxito. Nació en un pueblo pequeño de Galicia, Finisterre, y con sólo 15 años se fue a Estados Unidos a la aventura. Tuvo que imaginarse fuera de su pueblo natal donde sus padres regentaban una pequeña tienda, volar del nido, para buscar lo desconocido. Tenía un sueño, un sueño vago, pero lo suficientemente fuerte para vencer el miedo a dar el primer paso. Los primeros pasos siempre son los más duros de dar porque parecen muy lejos de nuestra meta. Esta historia resuena conmigo y me resulta cercana. Yo tenía 24 años cuando me fui a estudiar mi doctorado a Estados Unidos. Me imaginé fuera de una ciudad pequeña, Segovia donde estaba toda mi familia. Creciendo en un barrio obrero, la Universidad de Harvard se veía muy lejos, casi imposible de alcanzar. Pero soñar tiene lago de mágico, te hace tomar acción.

La magia de la acción. Este es otro de los peldaños que cita Anxo. La diferencia entre los que cambian su vida no son las ideas sino aquellos que las ponen en práctica, tomando acción. Para mí, tener la ligera idea de que quería ir a Estados Unidos a estudiar y que tenía que ser autosuficiente para poder pagarlo, hacía que dedicara todo mi esfuerzo a estudiar, a no conformarme con una buena nota, a hacer un trabajo extra para aprender más. Estudié con becas toda la carrera y al final conseguí una beca Fulbright para estudiar mi doctorado.

Atravesando la tormenta. Entre medias, claro que hay momentos de dificultad y de dudas pero esos momentos hay que atravesarlos. Este es otro de mis peldaños favoritos, “No combatas la tormenta. Solo atraviésala.” Ante la adversidad, a veces es mejor esperar a que el clima mejore. No malgastes las energías que puedes utilizar de manera más productiva cuando las circunstancias son las propicias. Busca activamente tu ambiente, aquel que te hace sentir bien y que desarrolla tu potencial. Una vez que llegues a tu sueño, disfruta de ello pero no te quedes ahí. Sigue soñando. Mi sueño era conseguir la beca Fulbright para estudiar en Estados Unidos y la travesía me llevó después a Canadá y más tarde de vuelta a Madrid. Cada etapa es un trampolín para la siguiente.

Los sueños te dan la visión general de dónde quieres llegar. Pero los peldaños son las metas y objetivos específicos. Esta idea es el fundamento de una de las teorías de dirección de personas que más se utiliza y con mejores resultados -la teoría de la dirección por objetivos. Si te propones una meta muy general, por ejemplo, me gustaría estar en mejor forma, nunca encontrarás el momento adecuado para empezar ni sabrás qué es lo que tienes que hacer. Por el contrario, si te propones una meta concreta, voy a ir al gimnasio dos veces por semana después del trabajo, es mucho más probable que cumplas tu objetivo. Empieza con objetivos realistas que puedes llegar a alcanzar. Las primeras sensaciones de éxito servirán para animarte a seguir. Es importante que no te propongas objetivos demasiados difíciles que son prácticamente inalcanzables. Esto no te ayudará, justo lo contrario. Te parecerá tan difícil de alcanzar que ni siquiera lo intentarás.

Y estas preocupaciones a veces se reflejan en los verdaderos sueños, aquellos que a veces recordamos cuando nos despertamos. El profesor Manfred Kets de Vries ha analizado los sueños de los directivos durante la noche como una herramienta para reflexionar sobre los conflictos internos de la persona. La interpretación de los sueños puede ser una fuente de auto-conocimiento sobre sentimientos y patrones de pensamiento que afectan a la conducta diaria. Los sueños son como simulaciones de cosas que nos preocupan. Cuando dormimos, los sueños tienen una función reparadora tanto a nivel fisiológico como psicológico porque sirven para simular situaciones que nos producen ansiedad y miedo para intentar evitarlas o resolverlas. De alguna manera, los sueños nos ayudan a jugar con las emociones de una forma segura y su significado son una ventana a nuestro mundo interior.

En tu carrera profesional ¿te has parado a pensar cuales son tus sueños y tus peores pesadillas?

Margarita Mayo

Author Margarita Mayo

More posts by Margarita Mayo

Leave a Reply