Heart

La Pasión de un Emprendedor por el Pádel

By 11 December, 2014 No Comments

Enrique de Amescua ha visitado mi clase de Master in Management recientemente para hablar de su experiencia personal como emprendedor. Fundador de PadelHub en Miami en Febrero de este año 2014. Su pasión es exportar el deporte del Padel más allá de España y los países Latino Americanos y llegar hasta Estados Unidos. Su sueño es expandir PadelHub por el territorio americano empezando por Miami y después Nueva York, Boston y Los Angeles. Ganador del primer premio del programa de emprendedores internacionales este verano por su empresa PadelHub, esta en la disyuntiva de tomar una decisión crítica para la empresa y su carrera profesional.

Padel es un deporte desconocido en Estados Unidos, y por eso una gran oportunidad de negocio, pero también una tarea difícil. El caso de Padelhub ha sido recogido por Elisa de Amescua y su equipo bajo mi supervisión. Han recogido los hitos más importantes de esta aventura empresarial y de su protagonista. Enrique nació en Madrid en 1988 y desde pequeño tenía pasión por todos los deportes, principalmente el padel, y por poner en marcha las nuevas ideas que se le iban ocurriendo. Durante sus estudios en la universidad, tuvo la oportunidad de viajar y trabajar en otros países como Suiza, Nueva York o Paris donde trabajo como becario en ventas y marketing o finanzas y consiguió una experiencia internacional. Su determinación y experiencia le llevó a conseguir un trabajo en General Electric en el departamento de riesgo. Una posición con muy buen salario y quizás más importante grandes oportunidades de formación y promoción. Pero después de dos años en GE, Enrique decidió que era el momento de dar forma a una idea que llevaba pensando durante un tiempo. Y en octubre de 2013, deja General Electric para comenzar la andadura de PadelHub.

Enrique es una persona cercana que nos cuenta las alegrías pero también las dificultades por las que ha tenido que pasar durante este año. Uno de los eventos más importantes fue conseguir un área de más de 600 metros cuadrados en el Sony Open Tennis. Este evento promocional consiguió que más de 20.000 personas pasaran por las canchas de tenis y que la prensa nacional e internacional se hicieran eco de la presencia de PadelHub. Además, Enrique recuerda cómo consiguió este contrato con la agencia encargada del campeonato, IMG. La negociación discurrió de una manera mucho más rápida de lo que él esta acostumbrado en España. La persona encargada es directa y concreta en los detalle y después de sólo una hora, cierran el contrato. Este un ejemplo de la adaptación y la flexibilidad del emprendedor a otro contexto empresarial. No hace falta una relación de amistad, ni cafés o comidas para cerrar un acuerdo.

Después de la eufórica de este evento promocional, uno de los momentos más difíciles es cuando sus compañeros de viaje deciden retirarse del negocio. “Fue un momento devastador” nos confiesa Enrique porque se sentía defraudado por haber puesto toda su confianza en su compromiso con la empresa pero reconoce que ha aprendido de esta ruptura amistosa a asociarse en el futuro con Partners donde haya una clara sinergía y compromiso. Aunque la pasión de Enrique por PadelHub no ha hecho sino crecer durante estos últimos meses, nuevas oportunidades profesionales han aparecido: -una oferta de trabajo en una empresa internacional de inmobiliaria en Asia y –un nuevo negocio relacionado con el deporte. En unos meses sabremos como continúa su historia.

¿Cuál es la personalidad de Enrique? ¿Hay una personalidad típica del emprendedor? ¿Qué motiva a los emprendedores? ¿Cuándo el líder tiene un espíritu emprendedor? ¿Se puede desarrollar la pasión por la innovación, las nuevas ideas y el aprendizaje? Un tercio de mis estudiantes de Master tienen intención de crear su propia empresa a medio o largo plazo. Con la intención de aprender más sobre Enrique y los factores de éxito en los emprendedores, Enrique ha completado uno de los cuestionarios de personalidad más utilizados –Los grandes 5 .- El perfil de personalidad de Enrique, como el de otros muchos emprendedores, se caracteriza por: pasión (una actitud emocional positiva y estable ante la vida), determinación (trabajo, dedicación y esfuerzo), curiosidad (una necesidad de aprendizaje), sociabilidad (una red de apoyo social y emocional), y extroversión (un capital social estratégico).

1. Pasión. Una estabilidad emocional alta, una actitud positiva y estable ante la vida. La motivación viene de dentro, de la propia satisfacción de “levantarse cada mañana y hacer lo que te gusta, trabajar en algo que tú has creado y en lo que tu crees.” El dinero no es el gran motivador. En este caso, lo importante es la misión de expandir a otras ciudades el pádel, más que ganar dinero en una sola ciudad. La pasión es el motor que mueve al emprendedor a poner en marcha sus ideas. Es una cuestión de tener fe y creer en la idea y en uno mismo, pero sin perder de vista la viabilidad del negocio. Y así viene la otra característica del emprendedor –la determinación.

2. Determinación. Muchos tienen ideas fantásticas, pero sólo unos pocos las ponen en marcha porque requiere mucha determinación, persistencia, trabajo y dedicación. El emprendedor no se puede quedar en el mundo de las ideas sino que tiene que bajar a la implementación. De alguna manera, la pasión encuentra una forma de canalizarse a través de la planificación. El dilema del emprendedor es combinar la energía y la vitalidad que viene del sueño con la planificación estratégica que viene del modelo de negocio.

3. Curiosidad. La personalidad del emprendedor va unida casi por definición al riesgo. El riesgo es intrínseco a la decisión de comenzar algo nuevo y es que la curiosidad es una de las fuentes de inspiración para el emprendedor. Están abiertos a nuevas experiencias, nuevas culturas, conocer nueva gente y poseen un alto grado de adaptación a distintos ambientes. La necesidad de desarrollo personal les lleva a escuchar a los demás y la necesidad de aprender cosas nuevas cada día es el motor del emprendedor. Poseen una alta necesidad de desarrollo personal.

4. Sociabilidad. Es necesaria un alto nivel de sociabilidad para establecer relaciones con inversores, clientes, y Partners. El capital social de los emprendedores es uno de sus principales fuentes de riqueza. Esta predisposición a establecer relaciones positivas con la gente es muy valioso para atravesar los momentos de dificultades y conseguir mantener la actitud positive ante la adversidad y en los momentos críticos. La historia de los emprendedores suele ser como una montaña rusa llena de puntos de inflexión con altibajos emocionales. Es en esos puntos de inflexión donde una red social sólida permite al emprendedor superar los costes emocionales.

5. Extroversión. Un nivel moderado de extroversión es necesaria para no sentirse solo cuando se deja la comodidad de un puesto estable y seguro. Perseguir tus sueños en el futuro significa abandonar la comodidad del presente. Una persona extrovertida es capaz de cargar sus pilas con la presencia de gente que le ayude a conseguir sus objetivos. Sin embargo, los emprendedores no son extremadamente extrovertidos, como algunos puedan pensar. Suelen ser más estratégicos a la hora de relacionarse con los demás y sus encuentros suelen estar planificados y giran en torno al trabajo.

Muchas gracias Enrique por compartir tu experiencia con nosotros!!

¿Te ves tu o alguien cercano a ti reflejado en la historia de Enrique? ¿Te gustaría crear tu propia empresa? ¿Crees que posees la personalidad para ser un emprendedor?