Authentic LeadershipBusiness

Emprender en El Contexto Empresarial del Siglo XXI: ¿Reto u Oportunidad?

By 11 December, 2014 No Comments

Empréndelo” es la nueva campaña de la Comunidad de Madrid para incentivar el espíritu emprendedor en la región. Estamos ante un nuevo contexto empresarial que requiere más innovación e iniciativa personal desde dentro y fuera de las empresas. Las nuevas generaciones están mejor preparadas y motivadas para experimentar con nuevas tecnologías y formas de trabajo pero también tienen unos valores distintos sobre el trabajo y la vida. La generaciones más jóvenes, las llamadas Generación Y, y más recientemente la generación Facebook, han crecido con Internet y las redes sociales, valoran el desarrollo personal, el aprendizaje, el sentido de pertenencia, un trabajo con significado social y aprecian su tiempo personal. Estos valores contrastan con los valores tradicionales de generaciones anteriores. Tradicionalmente, se ha valorado el poder y el estatus que se ponían de manifiesto por el título, la posición, el salario, el tamaño del despacho, el coche oficial, o incluso la marca del coche oficial. Estos son los valores de las nuevas generaciones:

1. El desarrollo personal. Entre las nuevas generaciones, se valora la realización personal que los empleados buscan a través de su trabajo donde invierte grandes cantidades de energía y de tiempo. Muchos jóvenes cambian de puesto de trabajo cada cinco años aproximadamente. Estos cambios no son sólo precisamente buscando mejores condiciones económicas, sino buscando nuevos retos y nuevas posibilidades de desarrollo. Dentro de las estructuras burocráticas a las que hemos estado acostumbrados, los empleados han visto que sus necesidades de logro y de reconocimiento sólo se veían satisfechas cuando llegaban a la cima de la organización. La panacea del éxito era llegar a la cúspide.

2. Un trabajo con significado. Sin embargo, las nuevas generaciones entienden que el logro profesional también viene de la mano de un sentimiento de bienestar que sólo se tiene cuando se realiza un trabajo que ellos consideran importante. Se busca el significado en el trabajo. Quizás es una manera natural de llevarnos a lo que realmente importa. Cuanto más cosas materiales adquirimos, mayor es el vacío personal que se necesita llenar con proyectos sociales que dan significando a nuestras vidas. Las ONGs están proliferando y los jóvenes que donan voluntariamente su talento, tiempo y esfuerzo está también amentando.

3. Conciliación trabajo y vida personal. Las generaciones más jóvenes observan, analizan y evalúan a las generaciones anteriores. Como un instinto casi innato, no quieren cometer los errores que han visto en sus padres. La incorporación de la mujer en el trabajo es uno de los cambios más importante de nuestra sociedad actual. Las mujeres que suponen la mitad del talento, están cada vez mejor formadas. Más de la mitad de los nuevos licenciados en la universidad son mujeres y los mejores expedientes académicos son de mujeres. El equilibrio social que se sustentaba en una diferenciación en los roles familiares y laborales se ha roto. En este periodo de transición, casi de revolución social, las empresas y los individuos van pagado un precio y renegociando estos nuevos roles. Un estudio de Harvard Business School en 2002 muestra que el 49% de mujeres que ganan más de 80.000 euros, de edades comprendidas entre 41 y 55 años no tienen hijos. El 33% de mujeres que ganan entre 40.000 y 60.000 euros, de edades comprendidas entre 41 y 55 años no tienen hijos, y el 57% no están casadas. Por el contrario, sólo el 19% de los hombres en las mismas condiciones no tienen hijos y el 17% no están casados. De hecho, cuanto mayor es el poder adquisitivo de un hombre, mayor es la probabilidad de que tenga esposa e hijos. Estos datos explican en parte el envejecimiento de la población en los países desarrollados. Un porcentaje muy alto de mujeres deciden no tener hijos. Es una decisión personal que está condicionada en muchos casos por el contexto laboral. Esta situación pone de manifiesto que la conciliación trabajo-familia es fundamental para mantener al menos la mitad del talento. Pero además cada vez más hombres estás demandando a sus empresas flexibilidad para llevar una vida plena dentro y fuera de los confines del trabajo productivo.

Ante esta situación de cambio social y económico, ¿no debería también cambiar la empresa? Pero el cambio es costoso. La resistencia al cambio es casi inherente a la naturaleza humana porque aumenta la incertidumbre y si hay algo que la gente quiere evitar es la ambigüedad. Necesitamos controlar nuestro entorno y sentir que conocemos el contexto en el que nos movemos. Muchas empresas, a pesar de estos grandes cambios, siguen actuando como dinosaurios, mantienen estructuras jerárquicas y normas inflexibles.

¿Qué crees que puede motivar a los directivos a responder a las demandas de las nuevas generaciones?

Margarita Mayo

Author Margarita Mayo

More posts by Margarita Mayo

Leave a Reply