Harmony

Conciliación Vida Laboral y Familiar: ¿Misión Imposible?

By 10 December, 2014 No Comments

Angel Donesteve, Concejal del Ayuntamiento de Madrid en el distrito de Hortaleza, ha pedido disculpas por destituir a una alto cargo que quería conciliar vida laboral y familiar. En sus declaraciones decía que “Necesito el máximo rendimiento y el máximo número de horas que se pueda prestar.”  La reacción no se ha hecho esperar, la alcaldesa de Madrid considera las declaraciones ofensivas y la funcionaria ha sido readmitida pero por ahora esta de baja laboral por ansiedad.

La falta de flexibilidad en nuestras empresas y sobre todo la mentalidad anticuada en la gestión de personas de nuestros directivos tanto de instituciones públicas como privadas está causando un daño irreparable en la carrera de muchas mujeres y de la sociedad en general. Hay que empezar a cambiar la filosofía de gestión de los directivos sobre qué motiva a los empleados y cómo se consigue el máximo rendimiento de las organizaciones. Esta es una tarea a la que me he dedicado en los últimos 15 años de mi vida profesional y también personal.

Tuve a mi primer hijo cuando todavía estaba estudiando mi doctorado en la Universidad de Nueva York en Búfalo. Mi director de tesis entendió perfectamente que mi nueva maternidad no estaba reñida con el compromiso total a mi doctorado como venía haciendo los últimos dos años en el programa. Fue una suerte tener la flexibilidad de poder trabajar desde casa ocasionalmente para completar mi tesis doctoral y poder cuidar a mi hijo. Mi tesis sobre liderazgo y gestión de equipos diversos fue premiada como finalista a la mejor tesis doctoral en Estados Unidos en el año 1998. Aunque con esfuerzo, fue posible para mí compaginar trabajo y familia.

Recién acabado mi doctorado, conseguí mi primer trabajo como profesora en Ivey School of Business, en London, Ontario, Canadá donde nació mi hija. La conciliación de un primer trabajo con dos niños es más complicado pero la baja de maternidad de ocho meses, el horario de 9 a 5 en la universidad, y la conciencia social me ayudaron tremendamente durante los primeros dos años. La universidad tenía una guardería en campus y podía ir a visitar a mi hija durante un descanso. Además el horario de la universidad coincidía con la de la guardería. No había reuniones fuera del horario de guardería a partir de las 5 de la tarde. Después de esta hora, los padres vuelven a casa con sus hijos y comienza un tiempo de familia. Cena temprana, actividades extraescolares, padres jugando al hockey en la calle, tiempo de baño y descanso.

En el año 2000 dejé Canadá para regresar a Madrid. Me incorporé al IE Business School como profesora titular de liderazgo y comportamiento organizacional a tiempo completo. Mis hijos tenían 6 y 2 años. Con la ilusión de comenzar una nueva etapa profesional, choqué con horarios de jornada partida, reuniones de trabajo después de las 5 de la tarde, y una sociedad que parecía resolver la conciliación familiar con una cuidadora a tiempo completo. Después de haber visto otro modelo de conciliación, propuse a mi director de departamento una reducción de jornada del 20% (por supuesto, acompañada con una reducción de salario del 20%) para poder recoger a mis hijos del colegio a las 5 de la tarde. Era una petición nueva. Esto significaba romper con el status quo. No fue una decisión fácil pero al final pude disfrutar de la reducción de jornada que me permitía la flexibilidad de horario, entrar más temprano por la mañana y terminar mi jornada antes para poder conciliar el cuidado de mis hijos después del colegio. Años más tarde, esta práctica de flexibilidad se ha implementado completamente en mi organización.

Para mí la conciliación es uno de los retos más importantes que tiene nuestra sociedad y es responsabilidad de todos. En mi investigación he estudiado el impacto que las políticas de conciliación tienen en el bienestar de los empleados y la rentabilidad de las empresas. He dirigido académicamente los Premios Empresa Flexible desde el 2006 hasta el 2013, organizados por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, para conocer las políticas más novedosas y reconocer socialmente el esfuerzo que algunas empresas pioneras están haciendo en este ámbito. La conclusión es clara. Lo que es bueno para el empleado, es bueno para la empresa. Cuando la organización invierte en el bienestar del empleado, esto revierte positivamente en las finanzas de la empresa.

¿Qué papel juegan las empresas y los propios empleados para hacer de la conciliación de la vida laboral y familiar una misión menos imposible?

Margarita Mayo

Author Margarita Mayo

More posts by Margarita Mayo

Leave a Reply