Authentic Leadership

La Esencia del Liderazgo: Influencia sin Autoridad

By 27 November, 2014 No Comments

Generosamente Francesco Paolo Fulci, el que fuera Embajador Italiano en la Naciones Unidas desde 1993 a 1999, ha contado su experiencia a través de entrevistas y video a un grupo de estudiantes de mi clase de Master en Management, quienes han presentado su historia. Una historia de éxito que combina la personalidad, los valores y las relaciones personales para mostrarnos cómo la influencia sin autoridad es la esencia del liderazgo. El Embajador Fulci sirvió en dos ocasiones como Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Además, junto con los embajadores de Méjico, Paquistán y Egipto, creó el llamado “Coffee Club” un grupo de influencia que se oponía a la expansión de los asientos permanentes pero a favor de expandir los asientos no-permanentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Francesco Paolo Fulci nació en Messina, Italia en 1931. Hijo de Sebastiano Fulci, ingeniero y político miembro del PLI (Partido Liberal Italiano) y de Vincenza Sciascia, quien sobrevivió durante 16 horas enterrada después del terremoto que azotó Messina en 1908. Desde muy temprana edad, Francesco Paolo tenía muy claro cuál era su meta en la vida—estudiar para algún día ser embajador, y así se lo hacia saber a sus amigos cuando le invitaban a jugar. Esta determinación le llevó a completar sus estudios de Derecho en la Universidad de Messina que continuó en la Universidad de Columbia en Nueva York con una beca Fulbright donde se preparó para una carrera diplomática. En 1956, conoce a su futura mujer, Claris a la que se compromete sólo 15 días después de conocerla y quien le ha acompañado durante toda su trayectoria profesional.

Comenzó su carrera diplomática en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia y más tarde como Embajador de Italia en Canadá y Embajador de la NATO en Bruselas. Su excelente trabajo ha sido reconocido por el gobierno italiano con varios honores pero su labor más importante estaba todavía por llegar cuando le nombran Embajador para las Naciones Unidas en 1993. Puesto que ocupará hasta 1999. Durante este periodo, el Embajador Fulci cuenta con especial orgullo el papel que el “Coffee Club” jugó para impedir que Alemania y Japón formaran parte Permanente del Consejo de Seguridad y, en cambio, extender los puestos no-permanentes. Con esta misión, el Coffee Club, lo formaron inicialmente el Embajador Fulci con los embajadores Ahmed Khamal, Nabil El-Araby y Manuel Tello de Pakistan, Egipto y Méjico, repectivamente. Pero pronto se unieron al Club los embajadores de España, Turquía, Canadá y Corea del Sur. Al final, el Club estaba formado por un total de 50 países de diferentes continentes.

Las relaciones personales que había creado durante estos años en el Coffee Club y la confianza entre sus aliados le permitió a Francisco Paolo Fulci ejercer una enorme influencia durante un momento crítico. La noche del 5 de Septiembre de 1998 recibió una llamada avisándole que Alemania y Japón optaban por un asiento permanente en el Consejo de Seguridad y el voto era a la mañana siguiente a las 9 en punto. Contra reloj, el Embajador Fulci puso en marcha su capital social y ejerció su liderazgo en el Club para persuadir a sus aliados a reunirse de emergencia. Una hora más tarde, 23 embajadores estaban reunidos en el edificio de las Naciones Unidas. Durante esta reunión Francisco Paolo Fulci explicó a sus colegas las razones por las que pensaba que extender los asientos permanentes a estos dos países era un grave error. Su intuición y reputación, su buen hacer diplomático y la imagen de confianza que se había labrado durante estos años le permitió convencer unánimemente a todos aquello presentes. Su influencia fue clave para bloquear el acceso de otros países como Alemania, Japón, India y Brasil a obtener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad.

En este contexto político, cuando todos los actores tienen la misma autoridad y poder legítimo, es donde la diferencia en el liderazgo lo marca el carisma y la personalidad. ¿Cómo influenciar a tus colegas sin autoridad formal? El poder personal basado en tu conocimiento de experto, la inspiración de una meta común y la confianza que se va fraguando poco a poco en las relaciones personales dentro y fuera de los pilares institucionales se transforma en una influencia real. La esencia del liderazgo reside en tu influencia personal que va más allá de la autoridad en el puesto.

Actualmente, retirado de la vida política, Francesco Paolo Fulci ejerce de Presidente de la empresa Ferrero SpA. Cesaru Fulci y su equipo recuerdan sus consejos sobre éxito en la carrera profesional y la vida personal que se pueden resumir con tres metáforas: la “linterna laser”, el “dream team” y la “cuesta en el camino.” Primero, utiliza una “linterna laser” para focalizar tus objetivos- metas claras y específicas que te sirvan de guía, una especie de GPS para la vida. Segundo, utiliza un “dream team” para conseguir tus objetivos- es difícil que una sola persona pueda conseguir una meta importante, los objetivos que merecen la pena requieren colaboración y trabajo en equipo, saber crear y mantener un capital social es clave para la consecución de metas significativas. Tercero, utiliza el coraje y la perseverancia en las cuestas hacia arriba que inevitablemente vas a encontrar en el camino hacia tu meta. Gracias a Francesco Paolo Fulci por compartir con nosotros su experiencia y sus reflexiones.

Pregunta: ¿Cómo intentas convencer a los demás cuando no eres el jefe? ¿Qué tácticas de influencia utilizas para conseguir tus metas y el apoyo de otros?

Margarita Mayo

Author Margarita Mayo

More posts by Margarita Mayo

Leave a Reply